Cuando la música acompaña a la locución, el mensaje es equilibrado

*Por Paul Guzmán.
Cuando la mayoría de los locutores grabamos una locución en off para una publicidad deberíamos tener de antemano, como rutina establecida, la banda sonora a la que irá ensamblada nuestra voz para conocer hacia dónde apunta el cliente, en cuanto a estética sonora.

Pero hay algo más importante y fundamental para que nuestro despliegue fonético se luzca: apoyarse en la música es una tarea indispensable para lograr la armonía en la musicalidad, el ritmo y la intensidad de la voz. Muchas veces, nos ocurre a diario que la vorágine del oficio hace que, en la rapidez por la entrega de los trabajos publicitarios, aceleremos el proceso y dejemos de lado muchas técnicas importantes que podrían ayudarnos a lograr un mejor resultado, de implementarlas con el tiempo que requieren.


“Y aquí quiero compartir con ustedes una reflexión que, considero, debe ser adoptada como máxima por todos los locutores: la música acompaña la locución y viceversa. Una sin la otra, simplemente, desequilibran el mensaje que nuestro cliente quiere transmitir”, afirmó el fundador del ENL Paul Guzmán.


En los variados trabajos artísticos pensados para publicidad en radios, shows o micro guías en los que he puesto mi voz, comprobé que siempre se trabaja de manera aislada como hechos independientes que después, alguien, intentará forzar su fusión en una pieza publicitaria que luego puede, o no, lograr el objetivo que se busca.

Es decir, por un lado, grabamos el texto y por otro un editor busca una música, un estribillo, unas guitarras, que suenen bien con el off. De esta manera, el resultado de esta forma de trabajo queda completamente librado a su suerte en la búsqueda de la efectividad posterior.

Sin embargo, la mayoría de las veces, los spots salen fuera de tono en la venta, o la intensidad remarca palabras donde no deben.

No debemos olvidar que en una artística de radio o en una promo de algún show, vendemos algo, por lo tanto, el mensaje informativo debe estar acompañado por la música a tal punto de identificarnos y contagiar las ganas de comprar ese producto que estamos anunciando.

Hoy, la tecnología es nuestra mejor aliada. Los distintos softwares de conexión y comunicación, logran achicar distancias y acercarnos como locutores al productor del evento en cuestión o al operador y/o creativo de agencia de publicidad permitiéndonos indagar sobre cuál será la música elegida sobre la cual se escuchará nuestra voz.

Entre tantos artistas y estudios de grabación, a los que he promocionado y con los que he trabajado, logré implantar esta idea que me permitió escuchar primero la música y conseguir luego, a miles de kilómetros, interpretar los textos de la forma adecuada.

Un ejemplo fue la gran campaña latinoamericana de Cosquín Rock que dio muy buenos resultados en su objetivo de vender entradas. Por eso, comenzar primero armando una base musical y luego como locutor interpretando el texto con el tono e intensidad adecuado tuvo como consecuencia que cada productor en su país, lograra comunicar su mensaje teniendo en cuenta este ítem.

Cuando la magia de internet aún no había hechizado al mundo en general, nunca un locutor grababa un texto fuera del estudio de grabación que lo producía, alejado de ese ambiente de intimidad, logrando trabajos increíbles con una gran simbiosis de música y voz, en su máxima expresión, en nuestros primeros pasos profesionales.

Hay que tener en claro que tanto un productor, como un editor o un estudio de grabación, deberán usar una cortina musical para ensamblar. Algunos lo prevén antes y otros después. Lo primordial es que haya producción previa y la grabación del off se realice sobre la base de la pista sonora con la que se editará, luego, el producto final.

Hoy es prioridad en mis trabajos preguntar primero cuál será la base musical para apoyarme en ella y poder lograr la mejor interpretación del texto contribuyendo profesionalmente para lograr un spot final de calidad que cumpla con las metas y expectativas del cliente.

Esta prioridad, debería ser la de todos.

*Locutor nacional y fundador del Encuentro Nacional de Locutores.

Deja un comentario